Vol. 4, Núm. 7 (2019)

El movimiento pop desde la periferia

En la segunda mitad del siglo XX, al amparo del desarrollo económico y de la sociedad de consumo, aparecía el que ha sido conocido como «movimiento pop», una revolución liderada por la gente joven que no solo afectó los hábitos y las costumbres de la sociedad, sino que también tuvo una gran incidencia en el ámbito artístico y del diseño. De hecho, con él se producía por primera vez una interesante alianza entre arte, diseño y consumo. Desde entonces y hasta el día de hoy, el término «pop» ha sido ampliamente utilizado, y sobre ese tema existe ya una extensa bibliografía. Sin embargo, son escasos los trabajos de investigación que tratan el fenómeno desde la «periferia», es decir, fuera de la inluencia y de las visiones británica y norteamericana.

Porque, más allá de ser un producto de las sociedades opulentas y de la economía capitalista, el fenómeno pop contó con sus propias versiones locales tanto en Europa como en Latinoamérica. En estas versiones, además, las formas y la iconografía pop fueron utilizadas en algunas ocasiones en contra de sistemas totalitarios y antidemocráticos, como sucedió en España, donde el movimiento se convirtió en un medio para la lucha contra la dictadura de Franco y sus directrices culturales. En otras ocasiones, en cambio, como el caso de Chile durante el período de 1964 a 1973, algunos diseñadores y artistas instalaron el pop al servicio del discurso político de los partidos políticos de izquierda y, en particular, del Gobierno de Salvador Allende.

En el caso español, el movimiento pop apareció durante el régimen franquista, coincidiendo con la época conocida como «desarrollismo»; un momento en que, si bien se produjo un cierto desarrollo económico, este no comportó intento alguno de liberalización política, y las acciones y las medidas represivas continuaron siendo una de las señas de identidad del régimen. Además, al igual que ha sucedido tradicionalmente en los sistemas dictatoriales, el franquismo tampoco se mostró nada favorable a ninguna manifestación de modernidad. Por el contrario, en el caso de Chile, aunque el país distaba mucho de ser desarrollado y ni siquiera contaba con la existencia de una sociedad de consumo, los cambios fueron mucho más notorios: la juventud chilena de principios de los sesenta no solo impulsó una revolución cultural, sino que también creyó en la posibilidad de conseguir un país mucho mejor desde un punto de vista social, lo que culminó en 1970 con el triunfo en las elecciones presidencia- les del conglomerado de la Unidad Popular.

Hoy, coincidiendo con el 50º aniversario de la revuelta de Mayo del 68, los años sesenta y el movimiento pop vuelven a estar en el punto de mira y son temas de debate y discusión
en museos e instituciones culturales. La revista Inmaterial, con el deseo de sumarse a ellos, propone abordar este fenómeno en éste número, desde otras perspectivas y desde latitudes distintas a las versiones británica y estadounidense, a pesar de que en su origen fueran estas las que se abrieran paso a través de contextos totalmente diversos y contradictorios. 

Número completo

Ver o descargar el número completo PDF

Tabla de contenidos

Editorial

Maria Àngels Fortea, Mauricio Vico Sánchez
PDF

Artículos

Jorge Eduardo Urueña López
PDF
Soledad García Saavedra
PDF
Daniela Berger Prado
PDF
Isabel Campi Valls, Marta González Colominas, Pilar Mellado Lluch
PDF